18 de agosto de 2010

La sangre derramada no será negociada- Trelew 1972- 2010- texto de Silvia Loustau.


y a quién le importa por silvia loustau

a los compañeritos de trelew

porque que importa que yo pueda caminar diciendo de la luna pensando que mañana quizá llueva que me pesa la espalda y siento el paso tenso que importa que pueda yo decir si el titular martilla que están velando los dieciséis cadáveres.

que interesa este gusto de pucho atragantado de café sorbido entre palabras de tantos tantos firuletes si ellos están allí. ya muertos.

a quien le importa un nudo en la garganta que existan manos tontas blandas inocentes. a quien le importa. a quién le importa si siguen sonando los teléfonos los lápices corren por las cuentas la secretaria se esmera soñando otro aumento mientras están allí los dieciséis cadáveres.

a quién le importa si la esposa del doctor me dijo hoy del té del vestido que se pondrá mañana y el abogado apura el expediente que creyó perdido y se charla del prode de la mina de los burros de no sé adónde vamos señora. mientras se enfrían los dieciséis cadáveres.

quien confunde el chirriar de los frenos con los gritos de aquella madrugada cunado sonó la metralleta y chau la vida. Quién piensa en ese sol en esa sopa en este aire que ya no ya nunca. los diciseies cadáveres. a quién le importa.

a quién le importa sino ver morbosamente sus caras en los diarios sin pensara que sumaban osamentas tan jóvenes. que al fin y al cabo eran poetas locos de violencia. amadores del hombre. quién le importa que quisieran derrumbar las rejas los silencios la tierra encadenada. a quién le importa.

de qué sirven ahora las palabras. los gritos. las corridas. si nadie tiembla señores si ustedes están cada día más arriba.son más fuertes. entonces el dolor a quién le importa. si ustedes lo disfrazan.lo ahogan. lo acogotan.

a quién le importa si mañana habrá que levantarse mirarse en el espejo y decirse buenos días después colgarse la sonrisa mientras entierran los dieciséis cadáveres.

a quien le importa si uno de esto días el dolor se cae en algún pozo y se borran los dieciséis cadáveres.

Pero comiencen a temblar señores. sabemos que ya nadie cree en fantasmas ni exorcismos. pero el a quién le importa puede convertirse en un grito gigantesco, y un ejército de cadáveres se levantará despacio desatando el trigo encadenado. aunque ahora me ahogo lentamente mientras velan los dieciséis cadáveres. y a quien le importa.

silvia loustau- escrito en La Plata 1972

este texto fue escrito en 1972, el día que nos enteramos de la masacre de trelew.
sobrevivío, escrito en la pequeña letra de mi lettera naranja, y fue leído en muchos sitios L a Plata,Berisso, Ensenada, la facultad, marchas. Mi madre poética, Maria Mombrú se animo a leerlo por Radio Provincia.
quizás algún compañero lo tiene, lo recuerda.
yo lo tengo porque fue de los pocos escritos que había guardado la madre de mi compañero, José, asesinado un 20 de diciembre de 1976

hoy lo revivo por la Memoria de los compañeros de Trelew y lo comparto con todos aquellos que sí le importa.


silvia - 2010

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Hice un comentario, pero no se si llegó, porque pedían una cuenta google, que intenté establecer, pero después de varios intentos, no lo logré...

Lydia Pallavicini

Anónimo dijo...

SILVIA, REALMENTE HERMOSO.UN ABRAZO.

Susana Alicia Muñoz

Anónimo dijo...

mporta y todavía nos pesan. Les pesan también , de otra manera, a quienes nunca quisieron enterarse . Les pesa en sus hijos intoxicados por el alcohol y la droga por haberlos educado en el vacío que supieron conseguir.
Que bien que hayas conservado tu bronca y tu lamento .
chau,
Cristina Pailos

Anónimo dijo...

Felicitaciones, amiga, y que sigan los éxitos.
Un abrazo enorme
Graciela Pucci

Anónimo dijo...

Conmovedor, Silvia... a vos y a muchos nos importa; qué suerte haberlo guardado!!!

Lidia Castro

Estrella del mar dijo...

Voces d e Trelew

Heridas grandes
desangran ,
lastiman,
duelen.

Mano de hierro,
crueldad.

Se oyen gritos,
gemidos,
azota el viento
mueren los gritos

La muerte
cae con sus negras alas,
racimos de furor
odio,

tiranía..

Golpean,manchan,
destrozan,

Hay un hueco sangrante
son las voces de Trelew.


Stella Maris Taboro