18 de febrero de 2008

Poemas de Paul Celan

El poeta no habla en lugar del otro,

nadie testimonia por el testigo, aún si

ya no puede hablar; el poeta presta su

voz para que algo o alguien hablen a

A través de él. Tal es la dimensión

profética de la poesía.

S.L




Chanson de una dama en la sombra

Cuando viene la silenciosa y decapita tulipanes:

¿Quién gana ¨?

¿Quién pierde?

¿quién va a la ventana¨?

¿ Quién nombra su nombre primero?

Es uno que lleva mi pelo.

Lo lleva como se lleva los muertos en las manos.

Lo lleva como el cielo llevó mi pelo el año en que amaba.

Lo lleva así por vanidad.

Ese gana.

ese no pierde

Ese no va a la ventana.

Ese no nombra su nombre.

Es uno que tiene mis ojos.

Los tiene desde que los portones se cerraron.

Los lleva en el dedo como anillos.

Los lleva como trizas de placer y zafiro:

él ya era mi hermano en otoño,

ya cuenta los días y noches.

Ese gana.

ese pierde.

Ese no va a la ventana

ese nombra su nombre al final.

Es uno que tiene lo que dije.

Lo lleva bajo el brazo como un hato.

Lo lleva como el reloj su más mala hora.

Lo lleva de umbral en umbral, y nunca lo arroja.

Ese no gana.

Ese no pierde.

Ese va hacia la ventana.

Ese nombra su nombre primero.

Ese con los tulipanes decapitados.




Ciégate

Ciégate para siempre:

también la eternidad está llena de ojos

allí

se ahoga lo que hizo caminar a las imágenes

al término en que han aparecido.

allí

se extingue lo del lenguaje

también te ha retirado con un gesto,

lo que dejabas iniciarse como

la danza de dos palabras sólo hechas

de otoño y seda y nada.



Paul Celan


Paul Celan nació el 23 de noviembre de 1920 en Czernowitz, capital de Bucovia, región actualmente perteneciente a Ucrania.En 1970 se suicida tirándose al Sena, en Paris, desde el puente Mirabeau.

2 comentarios:

Mercedes Sáenz dijo...

Silvia: Al enorme márgen de lo que pueda gustarme Celan, me impresiona lo bien qué trabajas. Te felicito. Merci

Avesdelcielo dijo...

He leído poquísimo de Celan y es muy reconocido. Al poder apreciar estos dos bellos poemas, me encargaré de buscar sus obras. Gracias, Silvia
MARITA RAGOZZA