30 de enero de 2008

Poemas Silvia Loustau


Grecia

ominoso presagio
aullido de viento
risa y mirada gitana
leyendo la buenaventura.
titilar de una vela sobre terciopelo bordó
las cartas nadan sobre un río de sangre
y los ojos verdes inquieren / inquieren /
hasta llegar al centro de la herida /
ese punto que atenazando hiere.
dá vuelta otra carta
ausencia
manos de pájaro lejano
caricias que no.
pero nacen / crecen /
se quedan.
la mirada aviesa
la voz ancestral anuncia
aquí está la victoria
sin sombras
cruzarás el mar
tus pasos dejaran su huella
en tierra reseca y antigua.

Silvia Loustau


<><><>

XX

no la dejes
vagar
entre solitarias estatuas /
sueños que no.
no dejes que se vista
de ausencia tenaz /
que sueñe
con el descanso
tejiendo
cada noche
puntillas de angustia
ni
que se ahogue en los helechos
de la soledad.


Silvia Loustau

7 comentarios:

Monachelli dijo...

Gracias Silvia por tus versos. Espero disfrutes también de los míos. Un gran abrazo.
Diego L. Monachelli.

AMIGOS DEL TIEMPO dijo...

Querida Silvia
Un gusto encontrarme con tus poemas que nacieron de las tardes de tu calidez y magia compartida.
Un beso
Damian Katz

Analía dijo...

Gracias por invitarme a conocer tu blog, querida Silvia. Muy interesantes textos.
Un cariño
Analía

mercedes sáenz dijo...

Silvia: Te felicito por el material que se incluye en el blog. Especialmente por tus poemas que día a día crecen en los sentimientos que provocan. Es muy buena también la parte que acompaña la selección de poetas que hacés para incluirlos en Artesanías. Te felicito en varios sentidos, sobre todo en el más importante, el humano. Un abrazo Merci

Ana María Fuster dijo...

Extraordinarios versos!!

Avesdelcielo dijo...

Cuando leí por primera vez tu poema Grecia terminé de dar forma a un bosquejo que estaba dando vueltas en mi cabeza. Si me permites voy a iniciarlo con una frase de tu poema y tu nombre.Cuando me decida publicarlo, te aviso.
MARITA RAGOZZZA

Ana Muela Sopeña dijo...

Hermosos y magníficos poemas, Silvia.

Es un placer transitar por tus letras.

Un abrazo
Ana