27 de enero de 2009

POETAS CUBANOS - DOMINGO ALFONSO

Poesía cubana – Domingo Alfonso

Domingo Alfonso(1935, Jovellanos , Cuba).Poeta y arquitecto. Su poética se abre en distintas direcciones, formales y conceptuales, ingenuas, metafóricas, ásperamente crudas o de inquietud social, en esa variedad de estímulos es un exponente del hombre de hoy y sus conflictos cotidianos. Su poesía ha sido traducida al inglés, francés, alemán, ruso, sueco, entre otros idiomas. Obras: Sueño de papel, esta aventura de vivir , Vida que es angustia, Antología casi final, Un transeúnte casi cualquiera . Ha participado en innumerables antologías. Hoy está en el blog, como un amigo más con quien intercambiamos palabras y sueños.



ME CONVIERTO EN VÍCTIMA Y VERDUGO

Ha sucedido que yo
inquiero sobre mí mismo,
paso a auscultarme cuidadosamente
del último cabello a la planta de los pies
y me encuentro culpable de traición a mi propia persona.

Vamos a formar el tribunal,
este individuo será castigado,
quemado en la hoguera si es preciso.
Miro su cuello, sus tetillas, sus nalgas y sus testículos;
no tiene justificación;
ni sus ojos indudablemente feos,
ni su diente partido, ni tampoco su corazón
podrán librarlo de la pena máxima.
Yo mismo me erijo en fiscal,
pronuncio el auto condenatorio
que será recibido con júbilo por el procesado.

Doy este paso trascendental:
Me convierto en juez, en víctima y en verdugo.


EL ROSTRO DE MARLON BRANDO

El rostro de Marlon Brando
surge en la noche del cinematógrafo
con un tamaño de casi dos metros de alto
por uno y medio de ancho aproximadamente:
tiene dos cejas, debajo de las cejas un par de ojos,
entre los ojos, un poco más arriba
de la pareja de labios, una nariz;
bordeada por el pelo,
encima de las cejas, está la frente,
algo detrás de la frente,
construidas expresamente para sostén de los espejuelos,
se encuentran las orejas.

Éste es el rostro de Marlon Brando;
tomo debida cuenta de su topografía;
para verlo pagué un peso con cincuenta centavos,
hice una cola de una hora nueve minutos,
de pie, bajo la lluvia
y ahora descubro en medio de este cine,
tocando el muslo de la mujer que me acompaña
que el rostro de Marlon Brando es sólo el rostro de una persona.

El ESPACIO QUE SEPARA LA VIDA DE LA MUERTE
He observado la tarde.
Como naranja de luz rodaba hacia el borde de las
tinieblas,
y yo, inclinado sobre mi ventana
viendo la brisa que comenzaba a ennegrecerse
la comparaba con mi propia vida:
era un reflejo de mi casa y de mi esposa, en silencio a
mi lado.

Un toque de magia lo trastornaba todo
las sillas, el búcaro sin flores, el polvo sobre
la cómoda;
todo se balanceaba como un péndulo que recorre
el espacio que separa la vida de la muerte.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias a Uds.lectores argentinos conocen de mi exu¡istencia leyendo estos poemas.Reitero a Silvia mi más expresivas gracias,


Domingo Alfonso
Cuba

Anónimo dijo...

Domigo, son muy bellas sus poesías, es un gusto encontra importantes poetas cubanos.Lo saluda,

Lucy

Anónimo dijo...

He conocido su país, la soñada Cuba. Ha sido un placer leer su poesía.



Juan Carlos

Estrella del mar dijo...

La bella cuba vertiendo su belleza en los versos de DOMINGO.

FELICITACIONES!!

Pedro Pablo Pérez S dijo...

Una poesía que me llega la de éste hermano de susurro de mares y aroma de café colando entre rendijas de azul y verde.

Gracias Silvia, y gracias Domingo, por su poesía.

Abrazos

Anónimo dijo...

Un placer conocer a este gran poeta... su poesía refleja cada sentir latiente.

Afectuosamente

Maryro