23 de marzo de 2008

Poema Silvia Loustau


Idus de marzo

a quienes amo

y son ausencia.

S.L

olor a gárgolas y ofidios

en la plataforma del cielo

la constelación del mal.

la tierra un jardín de ausencias

un campanario de tiernas osamentas

el mar.

el alarido despierta a los que duermen

nada se ha llevado el tiempo

sobre la tierra color humo

flotan nombres de arcángeles caídos

el aire huele a gárgolas y ofidios

el universo roto roza los confines

del mal.

flotan flores en el río

flotan los cuerpos amados

sobreviven en la lluvia

las ausencias de la eternidad.


Silvia Loustau

Marzo 2008

8 comentarios:

mario dijo...

Silvia, gracias por este material tan necesario, que nos ayuda a no olvidar.

Larisa dijo...

Me gusta tu poema. es duro y lleno de tristeza, cómo podía ser de otra manera ? -
Martha -

mercedes sáenz dijo...

Silvia: Es muy conmovedor a través de un excelente material. Es dificil agregar felicitaciones en estas cosas. Sentí que acompaño porque asi es. Te mando un abrazo. Mercedes Sáenz

vocesdehoy dijo...

Un abrazo Silvia.

"Me llega; me llega profundo, bebiendo del agua que regó una misma semilla; allá por el Caribe.
Me llega; me llega profundo
cuando mi camisa queda mojada
por la mísma sangre."

Sonia Cautiva dijo...

¡Qué poema sentido, Silvia!
De tu alma llega en tus versos la deliadeza de la poeta.
me gustó mucho.
Gracias
Un beso
Sonia

Caro dijo...

Hola Silvia,
Por tus aportes literarios e históricos, junto a tu gran dedicación; te paso el premio al Esfuerzo Femenino para la realización del blog.

Lo podés pasar a buscar por http://carolinatour.blogspot.com

Cariños, Caro.

Mercedes & Isabel "MERISA" dijo...

gracias Silvia por lo expuesto. Siempre es un gustazo pasar por esta tu casa.
Pásate por Luz de Piedra, tienes una sorpresa
http://luzdepiedra:blogspot.com

Un cordial saludo.

http://luzdepiedra.blogspot.com
http://latidosdepiedra.blogspot.com
http://reflejosdepiedra.blogspot.com
http://cantodepiedra.blogspot.com

azpeitia dijo...

Me gusta leer tus poesías, fluyen con la naturalidad del agua que se desliza entre tus manos...un abrazo de azpeitia