5 de marzo de 2008

Poemas Verónica Pedemonte




Desde España

Verónica Pedemonte

Bibliografía . Verónica Pedemonte Morillo-Velarde, escritora de Nacionalidad española, nació en Montevideo. filóloga y psicóloga ejerce el periodismo .Entre sus múltiples premios contamos :Premio Internacional de Poesía Gerardo Diego,(2000);Premio Internacional Kutxa de Irún (2002); finalista del Premio Internacional Ciudad de Mellilla 2004; Primer Accésit Premio Internacional Ciudad de las Palmas ( 2005), entre otros. Ha participado en variadas Antologías.

<><><>

Se escribe siempre desde Auschwitz


Con cariño para Silvia Loustau por su sensibilidad y su ensayo sobre Celan.


Las cenizas Celan flotan en todas partes

larga noche, Celan, larga vida.

Largo exilio en tus ojos del color de la muerte.

Vértebras, huesos, pubis, occipital, húmeros tristes,

país invertebrado, amor insomne, tiempo.

De ti surgen y cantan y se aventan

crematorios de ayer hogueras de mañana.

El Sena un no lugar para tu despedida.

Sin arco del triunfo ni héroes conocidos.

Sin por fin la derrota del nazismo absoluto.

Tu adiós de rito oscuro para los bienpensantes que se ganan

su muerte de oro en la rive droite.

No increpan a la parca su impúdica costumbre

de sierva antigua y seca.

Cenizas con lacitos, cenizas con anillos.

Cenizas con idiomas, cenizas con silencios.

Los que hablan lenguas vivas con una lengua muerta.

Los que hablan lenguas muertas con una lengua viva.

Los gorriones de Piaf en el burdel antiguo

y sus ojos enfermos de mirar amor

mancillado la matriz profanada la piel

que adorna y viste el cuerpo, la cama, la impudicia.

La Weltenshauung, el agudo zapato de aguja.

Pallack palack este abrigo de cuero el calabozo.

Tu cenizas Celan, Ingeborg Bachmann, Kafka.

Nunca después de Auschwitz siempre en Auschwitz.

Auschwitz aquí quinta avenida de los sin fortuna

Auschwitz allí Arrabal de La Miseria esquina La Derrota.

Se escribe con minúsculas tras los messerschmitt.

Larga noche de abril de tu inocencia que toman por delito.

Tu cuerpo propiedad tu cuerpo estigma de tu cuerpo.

Ellos tus dueños que no saben de tu propia mano

Ellos tus dueños que no saben de tu propio sueño.

Que dictan la sentencia condenatoria previa,

que dictan la sentencia condenatoria póstuma

ellos tus dueños, que no saben Celan, y viven muertos

Febrero-2008

<><><>

Tres poemas de Cuando Europa era el Mundo (Las Palmas, 2005)

Si Alicia renaciera en nuestros días, no necesitaría atravesar ningún espejo: le bastaría con asomarse a la ventana. El mundo al revés está a la vista: Con la izquierda a la derecha, el ombligo en la espalda y la cabeza en los pies.

Patas Arriba, La Escuela del Mundo al Revés

Eduardo Galeano

A Través del Espejo

De esa calle se me fueron un día

el corazón y Julie Andrews.

Las tardes de poetas.

Las milongas y los catedráticos.

Los pescadores de Tristán Narvaja.

Y Margarita Iznardi

que estudió en la Sorbona.

De esa calle se me fueron un día

los tristes compañeros de colegio,

agitando sus manos.

Hojas de carta sin remite.

Hojas del árbol del adiós.

En esta glaciación inédita.

<><><>

El Parque de los Aliados

El Parque de los aliados se llama de otro modo.

Los aliados se fueron después de masacrar la hoja.

Hoy, ya nadie se atreve a pronunciar su nombre.

Ese parque servía para tomar el sol,

las hijas de Petersen, de la embajada sueca

dejaban sus melenas platino sobre la hierba.

Tu corazón como un soldado se alistaba

en la banda de los corazones solitarios.

Cruzabas la hierba azul, un pura sangre,

que el tiempo congelaba en la memoria.

Más allá del Hospital Central dictaba cartas

sobre la vida y la muerte desde afilados escalpelos.

Llegabas a la hora de la cena y yo reconstruía para ti

el puzzle misterioso de un hogar.

Ese parque servía, como todos los parques,

como todos los parques sin alianzas,

Para decir regreso, después de atravesarlo.

<><><>

Los otros Europeos

Buenos Aires es Nápoles

Cuánto llueve en Palermo.

Cantame* un tango

o quizá la marsellesa.

Estabas en París,

vestías de rojo,

cuando los nazis

invadieron tu patria.

Montevideo, esa ciudad de Europa,

estaba llena de judíos polacos,

de italianos de Roma

de Toscana, del Véneto,

mercaderes de Génova,

alemanes de Hitler

y niños del Brasil .

Españoles de cualquier España,

campesinos o hijos de virreyes,

traidores, héroes, y poetas.

Los ingleses dejaron un gentleman

que toma el té a las cinco

y come pastelitos Save a queen

mientras juega scrable en spanglish

con Malvinas- No future.

Los franceses sembraron

cementerios marinos

en la Isla de los Lobos,

flores de Baudelaire

adolescentes de Rimbaud.

Cantame *un tango o quizá la marsellesa.

No sé si lo soporto si no estás a mi lado.

La sangre cayó sobre la tinta.

El tiempo pasará.

*La esdrújula es el verso que faltaba.

Verónica Pedemonte Morillo-Velarde

4 comentarios:

Mercedes Sáenz dijo...

Muy, muy buenos los poemas. Qué bueno que estén acá. Merci

Mercedes & Isabel "MERISA" dijo...

Seguimos de cerca tu fantástico blog, amiga Silvia. Es un placer disfrutarlo.
Te dejo cariños (dobles)

sinfoniacadenciosa@gmail.com

http://latidosdepiedra.blogspot.com
http://reflejosdepiedra.blogspot.com
http://luzdepiedra.blogspot.com

Anónimo dijo...

La Weltanschaung, sí que lata.
No tenía ni idea de que me ibas a incluir en este Nunca Más no de la Isla de Peter .
Confío en que Los Otros Europeos que guardan la esencia y la memoria de Europa resurjan de las cenizas. Y que la América, india , italiana, portuguesa, hispana, etc., vaya más allá de la esperanza.

Abrazos

Verónica

Gustavo Tisocco dijo...

Gracias por traernos a Urondo, por el homenaje que tanto merece, por este hermoso recuerdo.
Un abrazo Gus.