30 de septiembre de 2008

Poemas de Alfonsina…

Alfonsina Storni nació en Suiza en mayo de 1892. Su nombre significa la dispuesta a todo, y parece haber sido elegido sabiendo cual iba a ser su actitud frente a la vida. Su poesía está plena de simbolismos y abstracciones, la nota más persistente en ellas es el amor, entendido como una especie de furor y la dualidad entre el ser y el no ser. Enferma de cáncer se refugia en la ciudad de Mar del Plata, en una pequeña hostería, hoy aún en pie, cercana a la playa La Perla.El 25 de octubre de 1938, dos obreros descubrieron el cadáver que el mar había devuelto a la playa.La dispuesta a todo no había soportado la incertidumbre y el temor ante la renuencia de la enfermedad. Había encontrado su edredón de musgos escardados para descansar de una vida que le había sido esquiva en felicidad.Obras. La inquietud del rosal, Irremediablemente, Mundo de siete pozos, Mascarilla y trébol. Silvia Loustau

SABADO
Me levanté temprano y anduve descalza
Por los corredores: bajé a los jardines
Y besé las plantas
Absorbí los vahos limpios de la tierra,
Tirada en la grama;
Me bañé en la fuente que verdes achiras
Circundan. Más tarde, mojados de agua
Peiné mis cabellos. Perfumé las manos
Con zumo oloroso de diamelas. Garzas
Quisquillosas, finas,
De mi falda hurtaron doradas migajas.
Luego puse traje de clarín más leve
Que la misma gasa.
De un salto ligero llevé hasta el vestíbulo
Mi sillón de paja.
Fijos en la verja mis ojos quedaron,
Fijos en la verja.
El reloj me dijo: diez de la mañana.
Adentro un sonido de loza y cristales:
Comedor en sombra; manos que aprestaban
Manteles.
Afuera, sol como no he visto
Sobre el mármol blanco de la escalinata.
Fijos en la verja siguieron mis ojos,
Fijos. Te esperaba.
PAZ

Vamos hacia los árboles... el sueño
Se hará en nosotros por virtud celeste.
Vamos hacia los árboles; la noche
Nos será blanda, la tristeza leve.
Vamos hacia los árboles, el alma
Adormecida de perfume agreste.
Pero calla, no hables, sé piadoso;
No despiertes los pájaros que duermen.

VOY A DORMIR

Dientes de flores, cofia de rocío,
manos de hierbas, tú, nodriza fina,
tenme prestas las sábanas terrosas
y el edredón de musgos escardados.

Voy a dormir, nodriza mía, acuéstame.
Ponme una lámpara a la cabecera;
una constelación, la que te guste;
todas son buenas, bájala un poquito.

Déjame sola: oyes romper los brotes...
te acuna un pie celeste desde arriba
y un pájaro te traza unos compases

para que olvides... Gracias... Ah, un encargo:
si él llama nuevamente por teléfono
le dices que no insista, que he salido.

2 comentarios:

Marta R. Zabaleta dijo...

Y pensar qeu cuando yo era chica, y mi amma mi preimera maestra, me dijeron en la escuela que Alfonsina era feminista...
Será que todo tiempo pasado fue, en verdad, mejor?
O es que me falal al memoria contingente?
M.Z

Anónimo dijo...

Recordemos a Alfonsina, en este mes que se cumplen los años de su partida. Muy bueno todo el material.Un abrazo

Roberto