24 de junio de 2008

Poemas de Silvia Loustau

De: Mandala


XIX

al fin

no queda más

que un día desnudo.

un día de soles encendidos /

un día sin infancia /

un día de uvas rojas /

un día sin nombre.

sin estrellas.

un día en el que nadie encenderá las lámparas.

un día sin esperas /

ni acertijos / un día de espejos empañados.

el día que seremos

sólo

un puñado de cenizas.


XXX

conoce el lenguaje de los astros

su esplendorosa melodía

antes que el andante del tiempo comenzara.

años antes de su nacimiento

el augurio de luminarias y planetas

marcaban su destino

desde el primer centelleo del sol

al polvo de sus huesos.

todo lo que es y será

está anunciado

por el danzar del universo.

al paso del majestuoso crónica

anduvo de la oscuridad a la luz

aprendió el poder de lo escondido /

lo enterrado / lo inconsciente.

y supo

que el retorno será eterno.

XXXIII

la arena

del tiempo

sube

trepando entre los dedos.

vuelve a descansar

en la palma de la mano.

no ha cambiado

se estuvo transformando

en

lo que siempre

fue.

><>>><>

XVIII

miró el mar

y no canto aleluya .

conoció la precariedad

de instantes grises

y no cantó aleluya.

transitó el sonido

de brillantes días

y no cantó aleluya.

se tocó

el cuerpo

estaba entero

y no cantó aleluya.

II

soy más que esta carne

estos huesos /

soy más que los propios hechos.

más que una mirada /

más aún de todo lo recordado .

alguien

extendió mi nombre

sobre el cristal del tiempo /

para que volase / como una grulla /

más allá del mar de los días.

11 comentarios:

Aníbal Jorge Sciorra (anisci) dijo...

Tu poesía me transporta por los más inimaginables espacios. Un puente al infinito. Un vuelo del que no se quiere bajar, nunca, nunca.
Gracias por tus letras, Silvia, así vale la pena seguir en este mundo.
Un cálido abrazo,
Aníbal Jorge Sciorra.

Anónimo dijo...

Tus poemas son bellísimos y muy profundos.Sos una buscadora intensa de los grandes misterios y los resolvés en el infinito espacio que limita tu piel.Alda Salzarulo

Anónimo dijo...

Silvia: No sabía donde dejar el mensaje para exaltar la belleza en la particularidad de cada texto. Excelente material Silvia . Todo.
Un alimento cotidiano que habla de tus dones de sanadora mediante la palabra.
Gracias Silvia querida. amelia

Anónimo dijo...

Silvia: en tu poesía me llegan verdades con peso propio. Expresiones que no necesitan de un envoltorio dorado, con moños retorcidos que obligadamente hay que deshacer, trabajosamente, para ver qué hay debajo o dentro de...
Tiene la belleza simple de la vida. Gracias por todo lo que me acercás y das. Un abrazo cálido, Laura Beatriz Chiesa.

Mundo Interior dijo...

Un placer leerte, de tu poesia ya sabes que soy eterno admirador.
El material seleccionado, de estupenda calidad.

Un abrazo amiga

Anónimo dijo...

poemas de trazo preciso^ poemas tan limpios como ese trabajo de escolar que no lleva borrones ni tachaduras^ una voz serena que sabe controlar las andanadas del pensamiento y deja caer gotas de luz sobre las palabras^^^
búhamente^^^
m.e.

Avesdelcielo dijo...

Poemas en donde se interpreta el mundo, los mundos posibles y los imposibles ,los internos y los externos. Poemas que profetizan acerca del " poder de lo escondido" y " la transformación que hace el tiempo".
Una forma personal de concebir la vida y su posible circularidad, en un inclaudicable decir poético, que los hacen atemporales y universales. Felicitaciones, Silvia.

Anónimo dijo...

Sabes, tengo una envidia malsana, feroz, maligna y frustrante hacia todos aquellos que tienen el don (porque no dudo que es un don especial) de escribir poemas. Yo jamas puedo ni siquiera intentarlo
Osvaldo

diana poblet dijo...

Silvia, tu palabra es muy cuidada, denota tiempo y elección, un trabajo que surje con potencia pero a la vez con suavidad.
Estilo preciso y con una llegada completa hasta nuestros ojos que regresarán.
abrazo,
d.

Gustavo Tisocco dijo...

Sucesión de poemas impecables, un gusto leerte Silvia.
El mar, el tiempo siempre indagándonos no?
Saludos Gus.

Mónica dijo...

Es fascinante la capacidad de un poeta de hacer de las palabras conocidas algo nuevo e inesperado. Tus imágenes son bellísimas.
Saludos,
Mónica