24 de junio de 2008

Poemas de Dylan Thomas

Dylan Thomas,poeta

Dylan Thomas nació en Swamsea, Gales en 1914.Su imagen, romántica, desgarrada, responde a lo que la imaginación popular espera de un verdadero poeta. Un Maldito, Enfant Terrible de la literatura inglesa.Para un tiempo necesitado de mitos el perfil público de Dylan, gran virtuosismo, recitar sus propios poemas, vida bohemia y mucho alcohol ayudan a crear la leyenda. La poesía de Dylan Thomas desconcierta a la crítica y ejerce un influjo hipnótico sobre sus contemporáneos. Deja una huella inimitable en la literatura de su época.Su estilo es propio. Indiferente a las modas británicas y continentales – por ejemplo el surrealismo. Shakespeare, William Blake y D.H Lawrence son mencionados por él mismo como sus guías. Entre sus obras encontramos: Eighteen poems (1934),Twenty five poems (1936), Selected Poems, Retrato del artista cachorro (1940.novela biográfica) .Sus imágenes alcanzan una belleza difícil de igualar, su lectura es veces críptica, es un poeta muy difícil de ser traducido y se recomienda leerlo en su lengua de origen.Maestro de los juegos de palabras, de creación de neologismos, sustantivos a los que verbaliza, dijo Thomas:”-…quería escribir poesía porque me había enamorad de las palabras…Lo que las palabras representaban simbolizaban, tenía una importancia secundaria, lo que importaba era su sonido cuando las oía por primera vez en los labios de la remota e incomprensible gente grande que, por alguna razón, vivía en mi mundo.

Muere en New York en 1953. S.L

No entres dócilmente en esa buena noche

No entre dócilmente en esa buena noche,

Que al final del día debería la vejez arder y delirar;

Enfurécete, enfurécete ante la muerte de la luz.

Llorando los hombres buenos, al llegar la última ola

POr el brillo con que sus frágiles olas pudieron haber

danzado en una verde bahía,

Se enfurecen, se enfurecen ante la muerte de la luz.

Y los locos, que al sol tomaron al vuelo en sus cantares,

Y advierten, demasiado tarde, la ofensa que le hacían,

No entran dócilmente en esa buena noche.

Y los hombres graves, que cerca de la muerte con la vista

que se apaga

Ven que sus ojos ciegos pudieron brillar como meteoros

y ser alegres.

Se enfurecen, se enfurecen, ante la muerte de la luz.

Y tu, padre mío, allá en tu cima triste,

Maldíceme o bendíceme con tus fieras lágrimas, lo ruego.

No entre dócilmente es esa buena noche.

Enfurécete, enfurécete ante la muerte de la luz.

En mi oficio u hosco arte

en mi oficio u hosco arte

ejercido en la noche en calma

cuando sólo rabia la luna

Y los amantes descansan

Con sus penas en los brazos,

Trabajo a la luz cantora

No por ambición ni pan

lucimiento o simpatías

En los escenarios de marfil

sino por el común salario

de su recóndito corazón.

No para los soberbios aparte

de la rabiosa luna escribo

en estas páginas rociadas

por las espumas del mar

ni para los encumbrados muertos

con sus ruiseñores y sus salmos

sino para los amantes, sus brazos

abarcando las penas de los siglos,

que no elogian ni pagan ni

hacen caso de mi oficio o arte.

Las aguas de tu rostro

Donde una vez las aguas de tu rostro

giraron impulsadas por mis hélices, sopla tu áspero fantasma

los muertos alzan la mirada;

donde un día asomaron el pelo de los tritones

a través de tu hielo, el viento áspero navega

por la sal, la raíz, las huevas de los peces.

Donde una vez tus verdes nudos hundieron su atadura

en el cordón de la marea, allí camina ahora

el vegetal destejedor,

con tijeras filosas, empuñando el cuchillo

para cortar los canales en su origen

y derribar los frutos empapados.

Invisibles, tus mareas medidoras del tiempo

irrumpen en las camas galantes de las algas;

allí en torno a tus piedras sombras de niños van, que desde su vacío

lloran ante el mar colmado de delfines.

Secos como la tumba, tus coloreados párpados

no serán aherrojados mientras la magia se deslice

sabia sobre el cielo y la tierra;

habrá corales en tus lechos,

habrá serpientes en tus mareas.




10 comentarios:

Estrella del mar dijo...

Lei el texto t salto esta inspiracion, que te regalo:


Entra con la gracia
de una libélula a la noche .
No se opacará el brillo
de sus alas de celofán,
danzarán en las bahias
de las nubes impertinentes
ocultando la luna.
El vuelo de sus cantares,
no se apagará,
no serán
meteoros breves
que no pudieron brillar
el cielo será mar
sembrado de delfines
coronado con blancoa corales.

Avesdelcielo dijo...

Aclaro que " El otro lado ", poema que me encantó no es de Thomas sino del escritor Maxit.La lectura y el pensamiento son más veloces que la escritura.
MARITA RAGOZZA

Anónimo dijo...

¿Y que se puede decir?

Osvaldo

Mercedes & Isabel dijo...

Buena selección silvia. Te invitamos a nuestro blog: http://palabrasincendiadas.blogspot.com donde tenemos "teatro online" por el grupo webcenario,aparte de nuevos poemas de autoria propia. Besotes gordos

Anónimo dijo...

Después de espaciarme a gusto por el blog solo puedo felicitar a Silvia y alentarla a seguir, pedirle que no nos deje sin sus entregas tan ricas y esperadas.
Gracias
Alicia Perrig

Catalina Zentner dijo...

¡Buenísima la selección de poemas de este Blog!
Felicitaciones.
Te sugiero que cuando visites, lo hagas con tu dirección de blogger o gmail, de esta forma es más accesible llegar hasta tí.
Saludos afectuosos,

Verus dijo...

Silvia, en mi mail (letraviva) estaba el tuyo y de allí pasé a tu blog y aquí estoy...escribiéndote.
Lindo lo que haces. Son tan extrañas las conexiones... que hacemos click y estamos en el mundo que le pertenece a otro. Un abrazo desde Córdoba!
Vero

Sebastián Pablo Lastra dijo...

Hola Silvia! Interesante tu blog, muy buenos los poemas de Dylan Thomas y también todos los tuyos que envías por mail.
Espero poder hacerte llegar un ejemplar de mi libro en algún momento!

Sebastián

Gustavo Tisocco dijo...

Silvia bello homenaje a Dylan Thomas, al ángel/diablo, como lo llamo.
Un abrazo Gus.

Anónimo dijo...

Un poeta que marcó toda una época y llego a la musica .Saludos
de

Susana